domingo, 29 de abril de 2012

Cuando aún éramos niños...



Sobre una de aquellas mesas que siempre observo de lejos, en la casa de la abuela aún esta la foto de los nietos... cuando eramos apenas unos mozalbetes... cada vez que voy a visitarle es obligado hacer una retrospectiva, dejarse llevar por los recuerdos de antaño, cuando aún éramos niños. Los saltos de sillón en sillón y los juegos infantiles de las escondidas y los encantados, hacían que nuestras tardes fueran maravillosas... 

Las aventuras que solíamos emprender los tres, aún pequeños, hermanos Moreno en busca del "tesoro bajo los sillones" o el rescate mítico que realizamos de aquella tortuga disecada de hace un chorro de años... esas tardes de juegos y risas sin preocupaciones ni noción real de la vida, hace ya un largo rato, eran los motores que impulsaban nuestras vidas... 

Sigue pasando el tiempo... mientras tanto, continúo en aquellos recuerdos...

Vamos creciendo... la inquietud por "conocer más allá de lo conocido" arriba fugaz y se mantiene persistentemente en mi pensamiento adolescente... miro de reojo aquella mesa en la sala y veo la foto de cuando cumplía 11 años que sigue en ese marco color café, y me recuerda aquella clásica hora de "estudiar las lecciones"... Mientras repasaba los libros y las clases del día, tambien estaba pensando en el postre que habría despues de comer o la hora de salir a reencontrarte con la pandilla del barrio, esa que te cobijaba en los momentos en que querías tirar la toalla, olvidarte de todo y de todos...

Un profundo suspiro rompe con el silencio de la sala, en la casa de la abuela... recuerdo aquello tan grato y monto en el rostro una sonrisa genuina... ya pasó un largo rato de eso...

El tiempo tiene muchas caras; es sabio, cruel, benévolo y a veces muy limitado, tanto que no te permite realizar todo lo que quieres en un solo día... ya habrá tiempo mañana, como dice la gente...Pero cuando te das cuenta, a veces, es demasiado tarde para regresarte... 

La inspección de las fotos de la abuela se hace cada vez mas interesante... verlas es como abrir un baúl de los recuerdos... 

Precisamente al abrir ese baúl de los recuerdos te das cuenta de lo que fue y de lo que pasó tan rapido que aún es difícil de olvidar... recién cumplimos los 18 años nos mentalizamos que ha llegado la hora de eliminar todo lo infantil para darle entrada al "Adulto" que explota por emerger... en ese trance nos podemos llevar agradables sorpresas... tal vez comenzamos a saber de que material estamos hechos y para que somos más aptos... los juegos cambian... los planes comienzan a aparecer en nuestro horizonte... que si vamos a hacer o decir, que si vamos a viajar o a charlar... tantos planes que se revuelven en la cabeza y generan una jaqueca terrible de no saber por cual de todos empezar... 

De poco en poco, con el paso sabio del tiempo, la madurez nos sorprende y la vida nos da oportunidades, a veces crueles, de tener el control de las cosas y demostrar a todos los demás que ya tenemos capacidad de decisión y ejecución... el estomago ya no se revuelve por haber jugado a las "coleadas"... ahora los corajes y las decisiones cruciales hacen ese trabajo... la esclavitud, metafóricamente hablando, comienza a ser, hasta cierto punto, disfrutada por nosotros... agendas apretadas, citas para comer, cerrar tratos o simplemente para reencontrarte con los amigos que en aquellos días, cuando aún éramos niños, te ayudaban a seguir con la aventura a cambio de un dulce o un juguete... 

Mirar el reloj en el pulso de la mano izquierda se ha vuelto tan habitual... el tiempo ya no solo es tuyo, debes correr a prisa para no llegar tarde... el tiempo... siempre recordándonos que somos como un suspiro en el viento... 

Estoy sentado en el sofá... con unos años encima, llega aquella mascota que me acompañaba en las tardes de aventura. En ese entonces era una cachorra, ahora los años le han ido nublando la vista y ha perdido el color café para ser remplazado por pelo blanco...aún mueve su cola, pero ya no me corretea ni me ladra como entonces... los años maravillosos han pasado ya... 

Brindo por aquellos Años maravillosos que se fueron pero también por los que éstán y los que vendrán, y porque estaré esperándolos aquí de pie y con una sonrisa...

Mi abuela me ofrece un café para charlar un poco... 

... sigo aún en la reflexión y la retrospectiva...
 
¡Caramba!, suena el móvil... me han desconcentrado... la llamada del trabajo me ha inquietado, ya es tarde... 


Carlo Moreno-Jiménez (el Andariego)
Ciudad de México, Distrito Federal, a 28 de Abril de 2012


P.D. Aunque adelantado, por ser día del niño dedico estas lineas para todos aquellos que aún conservamos los gratos recuerdos de la infancia y que no se han ido del todo... esos actos del pasado son como monumentos que habran de recordarnos que, a pesar de todo lo que haya por vivir en el corto o largo plazo, alguna vez conocimos la sincera amistad y la risa franca de un buen amigo... que supimos que el motor de la vida era una pelota o una cuerda que brincar... que un día duraba toda una eternidad... No dejemos de recordar eso, que ese "niño interno" que todos traemos nunca desaparezca de nuestra vida, es el reflejo inequívoco de la bondad que cada uno de nosotros traemos y podemos dar a los demás... FELIZ DÍA DEL NIÑO A TODOS!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario